domingo

The master recomienda

El sol muy fuerte le obligaba a entornar los ojos; recordaba su sueño, recordaba cómo hacía un año, el mismo día y la misma hora, estaba sentada con él en aquel banco y cómo ahora, estaba sentada con él en aquel banco y cómo ahora, su bolso negro estaba junto a ella en el banco. Esta vez él no estaba a su lado, pero mentalmente Margarita Nikoláyevna hablaba con él: "Si estás deportado, ¿por qué no haces saber de ti? Los otros lo hacen. ¿Es que ya no me quieres? No sé por qué, pero no lo creo. Entonces, o estás deportado o te has muerto. Si es asó, te pido que me dejes, que me des la libertad para vivir, para respirar este aire". Y ella misma contestaba por él: "Eres libre... ¿Acaso te retengo?". Ella replicaba: "Eso no es una respuesta. Vete de mi memoria, sólo entonces seré libre...".


Tienes razón, Margarita, 
pero yo, 
yo siempre seré Fausto.

viejo

y joder si me gustaría que esto fuese algo estúpido, sencillo, como antes
las cosas cambian y pensaba que yo siempre sería así
pero te vas y, aunque las cosas no cambian, yo sí
necesito volver a atrás, a lo que hubo en algún momento -el bosque, el río, la pesca, mamma-, necesito llorar porque
por qué? las preguntas que te implicaron siempre fueron las más complicadas de contestar
no hay respuesta,
el caso es que todas estas anécdotas siempre se relegan a esa parte que nunca quisiste de mí, al español, a las letras, al juego inacabable de ser lo contrario a lo que se esperaba de "ÉL"
me acostumbré a esa tercera persona y ahora al oírme llamar no puedo evitar la inquietud
un día como león, un día como león, un día como león, león, león, león, león... la luz naranja del cielo, los anillos, yo cerrando los ojos
y
, pero bueno, me encantó conocerte
y que conocieses mi biblioteca
que te impresionasen los libros
que dijeses 'tener algo así es mi sueño'
que me permitieses hablarte sin tildes sin acentos sin formalidades
y mi alfombra de ikea y algunas colillas
el zumbido del ventilador
tú sonriendo y yo pensando en algún puto poema para impresionarte
pero nunca hizo falta
natural y suave

lunes

se me fue la idea

hablaban
con mucha idea
sobre tus lunares tus dientes tus ojos y yo
y mis ojos como platos
balbuceando 'que no, que no es asi, no inventeis cosas' pero era verdad
y tu
tu eras otra

martes

evidente

'still love you'
verde o lo que seas es obvio evidente inaceptable

yo me hago mayor y me duele que todo se me acumule bajo los párpados sin acordarme de nada pero recordando cada centímetro de tu cuerpo, que estoy seguro que aún huele así, entre miel y me muero por besarte, y no sé... no entiendo cómo

yo te sigo queriendo porque, en parte, sigues aquí conmigo, y es imposible dejar de amar tu sonrisa y esos ojitos y tu forma de andar y tu cabello despeinado y el desorden por mi casa y... -podría estar así para siempre

yo te sigo queriendo, sí, pero tú no estás aquí conmigo
solo me quedan letras y tazas que aún no he querido lavar porque pienso que aún queda algo de ti o que vas a volver y decirme que tengo que aprender a fregar y, y yo que sé

sigues siendo tú, a kilómetros de distancia
, pero joder
, yo no sigo siendo yo
, yo jamás yo




nunca jamás
nunca sin ti.
















1/0

miércoles

he estado escribiendo porque
de alguna forma
sigo pensando en 

el caso es que aunque todo va muy deprisa
de prisa
hay cosas que siguen congeladas
fijas
inutiles
hoy

tú lo sabes
porque hay veces que nos seguimos encontrando en gente que no somos nosotros
ni ellos
ellos nunca
llevamos esa cruz de ver fantasmas en las ciudades
yo las veo
en los columpios, en las madres con crios pequeños, en los libros
en los hospitales
quien sabe
a lo mejor algun dia

yo sé que no

jueves

quizá ahora sea demasiado grande
para remendar mis errores
llamarte y decirte
"quedemos"
llamarte y decirte, cualquier cosa
demasiado mayor para retroceder el tiempo
pero viejo lo suficiente, como para recordar el santo y seña
porque, aquella vez, en esa habitación,
te dije que algún día te encontraría
entre todas las mujeres banales
que algún día te lo diría
pero despertaba, cada día
y yo
YO
ya no estaba, las sábanas ardían y solo me preguntaba a qué venía el sabor a ceniza en los labios
y quizá eras la única que aún me recordaba
y yo perdido en una cama que no era mía
en una ciudad que no era mía
en una vida que


y ahora, que soy demasiado grande, demasiado mayor, demasiado viejo
y ahora, qué


yo, sigo esperando,

Ellos.

Bang, bang, u're dead.